¿Cómo lidiar con un mal día?

Hay días en los que ni yo me soporto, como que de alguna forma me “levanté con el pie izquierdo” y todo sale mal, tengo ejemplos como que el celular no sonó o apagué la alarma entre sueños, me pegué en el dedo chiquito del pie al salir de la cama, o hasta me derramé el café encima por las prisas y tuve que cambiarme de último minuto.

Lo peor es que los días malos suelen comenzar muy temprano, las horas se hacen laaaaargas,  y como ya vamos predispuestos la vida nos pone más y más cosas enfrente que solemos afrontar con la mínima o nula paciencia, y lo complicamos todo.

¿Cómo lidiar con un mal día?

¿Te sientes identificada? Espero sí, porque eso quiere decir que eres humano, como cualquier otro que tiene días buenos y malos, y no pasa nada, lo que sí pasa es que depende de ti, y solamente de ti, cómo afrontes la adversidad de un mal día.

No soy experta en el tema y a veces el mal humor me sobrepasa, pero sí he notado que con algunas pequeñas acciones puedo hacer de mis días algo mejor, te las comparto:

1. Respira, no es el fin del mundo

Aunque así lo parezca por unos momentos usualmente las cosas que nos producen estrés cotidiano no son el fin del mundo, tómate un momento para respirar y evaluar “¿qué es lo peor que podría pasar?”, preguntarme eso siempre me tranquiliza, me devuelve el control sobre mis emociones saber que ya sé que es lo peor que puede pasar, y así afrontarlo a sabiendas.

2. Arréglate más de lo normal

Cuando me levanto de malas por lo general mi primera opción es no arreglarme, como que ni ganas tengo de elegir un atuendo bonito, maquillarme y peinarme, quiero ponerme lo más fodongo que pueda para estar cómoda. Pero la verdad es que eso también afecta en el estado de ánimo. He descubierto de que si hago un poquito de esfuerzo y me pongo un outfit que sé que me hace sentir linda, el mal día se vuelve un poco menos gris.

3. Desconéctate unos minutos

Muchas veces me ha pasado que un mal día se vuelve malo porque el celular no deja de sonar desde temprano y yo estoy tratando de darle prioridad a otra cosa: correos, mensajes, llamadas, whatsapp… todo se acumula y me comienza a estresar hasta el sonido de cómo vibra el celular. En esos momentos, en los que mi cabeza debe estar en otra cosa opto por desconectarme. Apago el Wifi de la computadora, pongo el celular en silencio y boca abajo (para no ver la pantalla), y me concentro. Cuando termino vuelvo a conectarme en todo y mi cabeza ya está mas tranquila para resolver cualquier otro tema.

4. Sácalo, llámale a quien mas confianza le tengas

A mi me sirve muchísimo en momentos de caos y estrés tomarme 5 minutos para hablarle a alguien con quien pueda desahogarme rápidamente, el sonido de la voz de un ser querido siempre calma la mente, ¡ponlo a prueba!

¿Cómo le haces tu para mejorar los días malos?