Mi primer experiencia en la radio

Algunos lo saben, otros aún no, pero desde Julio 2014 he estado participando en el programa Cafeína de UABC Radio con una sección donde recomiendo blogs de varios temas. Ésta ha sido mi primer experiencia en radio y les quiero contar un poco sobre cómo ha sido, qué impacto ha tenido en mí y por qué estoy tan agradecida con Fa y Juan Pablo por haberme invitado a participar.

Mi primer experiencia en la radio

Cuando recién se me invitó al programa de manera informal dudé muchísimo, ya que no sabía si el tema de los blogs resultaría interesante o si yo era la persona adecuada para hablar de ellos, pero después de un poco de motivación por parte de Fa, productora y locutor de Cafeína, y una llamada colectiva con Juan Pablo, también locutor, me animaron a “tomar el riesgo”. Le llamo “riesgo” porque de por medio había inseguridades que no me venían de ningún otro lado mas que de mi interior, el terror de exponerme a hablar en público y regarla, decir sandeces, redundancias, “pochadas” y en vivo, ser atacada, criticada y demás, terror de no hacerlo perfectamente. Y ahora que lo pongo por escrito suena como un pretexto ridiculísimo.

Lamentablemente esto del miedo no sólo aplicaba a la radio, me puse a hacer un autoanálisis en su momento y descubrí que había pecado de miedosa en varios emprendimientos o ideas que no llegaron a serlo, por miedo. De esto me di cuenta como a la mitad de la sexta temporada de Cafeína, que es la primera en la que participé y cuando ya me estaba sintiendo más cómoda, así fue como encontré la motivación para vencer otros miedos ridículos y por fin puse manos a la obra, lancé mi primer línea de camisetas, di mi primer taller de blogs de moda y compré dos vuelos para viajar sola.

 

Si no arriesgas no pierdes nada,
pero tampoco ganas nada.

 

Por supuesto que TODOS y cada uno de los miedos que tenía sobre participar en el programa se hicieron realidad, mi primer día fue terrible ya que me entró el pánico escénico y terminé leyendo todo como robot con voz súper sería, en otra ocasión me inventé muletillas que nunca había tenido, también se me salió lo pocha y nunca ha sido perfecta mi dicción, ¿pero saben qué? No importa. Me he divertido mucho hablando de blogs en Cafeína, acepté que no soy una experta en locución, que soy una invitada y que se vale hablar como yo soy, que me acelero de emoción y quiero decir muchas cosas rápido, que digo muchas veces “¿no?” y que vacilo cuando me hacen una pregunta que no sé como contestar (mientras le hago seña de “no” con mi mano a Fa con cara de susto incluida), y que lo importante es compartir lo que te gusta y disfrutarlo mientras lo haces.

Estoy muy agradecida con todos en Cafeína por el apoyo, paciencia y toda la experiencia de ser colaboradora. También feliz de haberme “aventado”, nunca pensé que la radio sería como terapia para mis inseguridades. Y bueno, aún se me acelera poquito el corazón cuando voy a entrar al aire pero trato de enfocarme en el buen rato que voy a pasar, tengo muchísimo que mejorar y seguiré aplicándome para hacerlo; mientras tanto, quería platicarles sobre como todo lo que hacemos impacta en diferentes aspectos de nuestras vidas, de todo se aprende ¿no? (chiste).